Theme Settings

Mode Layout
Curent color
Active color
Choose your colors
Curent Color:
Reinicializar

La Sidra, el oficio de la familia, el trabajo de mujeres y hombres

07/03/2019

Los estilos de vida a veces se convierten en oficios; comercia con otras formas de vida. Las familias han sido el pilar de la estructura social durante siglos; y en el caso de la elaboración de sidra, han aportado la garantía de un grupo de trabajo durante muchas generaciones. La familia ha sido un grupo de trabajo para ganarse la vida en los Caseríos que son nuestra base.

La Sidra, el oficio de la familia, el trabajo de mujeres y hombres

Este oficio agrícola se ha ocupado de muchas áreas y continúa haciéndolo en la actualidad: tierra, fruticultura, huertos, ganadería y producción de diversos productos. En el medio, sidra. La actuación del día a día salió con deberes. Y ha sido esta familia la que ha ejercido la profesión.

A menudo decimos que el área correspondiente al cuadrado fue hecha por el hombre. En gran medida, hemos citado a menudo como ejemplos la bertsolarización y los deportes populares. Además de la plaza, el hombre también se ha representado fuera de casa en diversos espacios, como catas de sidra en otras fincas y sidrerías, en fotografías y en reuniones del sector. La venta de la plaza, el servicio del barril de la casa y las cuentas de dinero, en cambio, han sido del ámbito de las mujeres. Y estos espacios se han mantenido así durante años, como si todos supieran cuál era su lugar, como si alguien que no los entendiera ni los respetara estuviera loco o contra el sistema, que seguirá siendo de modo anecdótico y rebelde en la historia, al menos no olvidado. . Como si cada uno no tuviera un deseo y un deseo importantes de hacer; según lo regulado por el orden cultural, público y religioso. Cada uno en su sitio, chincho y satisfecho.

Sin embargo, cuando deja de estar contento, sobreviene el caos. La tendencia común del hombre: la necesidad de rechazar lo que no comprende, la necesidad de construir relaciones de poder en lugar de compartir espacios, para mantener el orden. Y ahí es donde comienza la salsa. El que estaba trabajando en casa sale a la fábrica mientras se ocupa de las tareas domésticas. ¿La crisis ha golpeado nuestra tierra con el paro y lo que estaba trabajando afuera ha vuelto a casa, la atención domiciliaria? Conciliación de la palabra inquietud, la lucha del feminismo y la elaboración de las palabras igualdad y paridad de la misma manera. Y la sidrería, como muchos otros oficios vascos, baila en el mismo cuenco. Apoyado en el relevo generacional y la formación, permite que las estructuras familiares y las formas de trabajar con hombres y mujeres sigan trabajando en la paridad sucesoria. Es decir, más allá de la mayoría, más allá de dejar la casa al hijo, para comprender los deseos de quienes se van y toman y siguen la estructura familiar, buscando la garantía de la naturaleza de la empresa y su felicidad y calidad de vida.

El caos está pasando, aunque la niebla todavía no muestra un camino recto de luz. Rompiendo gradualmente los límites del espacio, uno puede buscar su lugar de acuerdo con sus habilidades, más allá del sexo. Y ahora, dando pasos hacia adelante, hemos comenzado a trabajar en formas de encontrar las condiciones adecuadas para que todos tengan las condiciones adecuadas en su puesto, sin importar si son hombres o mujeres.

Y lo vemos poco a poco en catas de sidra, sidrerías, comidas, bares, fotos e imágenes, en diversos campos y discursos. Ya fuera la primera esposa o hija, ahora tenemos una casa así. Básicamente, ser natural es lo más importante. Saber tomar una foto real de la situación, pedir los deseos de los que nos rodean, identificar emociones y practicar la sucesión de forma saludable. Discurso. Comunicar. La comunicación puede ayudarnos a escuchar la realidad con los ojos abiertos, puede ayudarnos a comprender que somos consumidores de sidra diferentes. Somos tan diversos y diversos que es una bebida que disfrutan mujeres y hombres.

No sabríamos cómo se hace la sidra si las mujeres y los hombres no hubieran trabajado juntos durante generaciones. Gracias a todos ellos por hacer de la vida una profesión y una profesión durante muchos años. Depende de nosotros, los hombres y mujeres de hoy, comprender los hábitos y cambios actuales, actuando con naturalidad para seguir cultivando las virtudes, la calidad y el anhelo de este producto que es nuestro ahora y en el futuro. Deja que la sidra nos encuentre en nuestros rincones favoritos.

Comentarios

Deje su comentario