Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. aceptar

Theme Settings

Mode Layout
Curent color
Active color
Choose your colors
Curent Color:
Reinicializar

.

Sidra Natural Mizpiradi

2,25 €
Impuestos incluidos

Bebida que se obtiene de la fermentación del mosto natural de las manzanas sidreras, elaborada y consumida durante miles de años en el País Vasco.

Sidra natural a la que no se le añaden ni CO2, ni agua, ni azúcares, elaborada según mandan las leyes precisas de la sidra natural. La adecuada mezcla de manzanas y la experiencia de cada casa dan como resultado un amplio abanico de sidras naturales, para el deleite del consumidor.

Una sidra que ha ido mejorando generación tras generación y que muestra el carácter de la casa, el producto casero de la experiencia.

La sidrería Mizpiradi está ubicada en el barrio Leizotz de Andoain. La familia Esnaola entró en el caserío Mizpiradi con el bisabuelo de Jon Mikel y desde entonces, su descendencia sigue regentando tanto la casa como la afición por la sidra. En el caserío se ha elaborado sidra desde siempre. En el año 2000, no obstante, lo renovaron y pasaron de tener ganado a profesionalizarse en el sector de la sidra. Hoy día, es el joven Jon Mikel quien lleva la marcha de la casa con el apoyo de su madre. Su padre Angel María fue quien tomó la decisión de optar por la sidrería como oficio y el hijo sigue los pasos de la aita con gran pasión, ilusión y dedicación.

RECOMENDACIONES PARA CONSUMIR LA SIDRA VASCA
  1. Se recomienda conservar la sidra natural en un lugar fresco, a unos 14-15ºC. A temperaturas demasiado altas o bajas la sidra puede perder antes sus propiedades.
  2. Para consumir la sidra natural vasca, se recomienda refrescarla en el frigorífico y sacarlo uno 5 minutos antes de su consumición. La temperatura ideal para degustarla es de entre 10-13ºC.
  3. Abrimos la botella y para servir la sidra, podemos utilizar el corcho escanciador que tienen algunas botellas o acoplarle un escanciador tradicional.
  4. Servimos la sidra a unos 15 cm. del vaso, y a un poco menos de la copa. Podemos consumir la sidra en vaso fino y largo o en copa. El primero nos ayudará a disfrutar de un trago más rápido, ya que al escanciarlo habremos sacado el carbónico natural de la sidra. En el segundo, apreciaremos más los aromas del producto y al servirlo a menor distancia, podremos disfrutar de un trago más pausado.
¡QUE APROVECHE!

Referencias específicas